Cómo limpiar los calamares

El calamar se ha convertido en un plato muy popular entre los cocineros de nuestros hogares, gracias a ese premio gourmet que contiene, la famosa tinta de calamar, ingrediente que ha sido adoptado por talentosos chef alrededor del mundo, no solo para dar color a pastas y arroces, sino para impregnarles un toque de sabor también. La tinta del calamar se encuentra disponible en algunos mercados a un precio considerable, pero si compras los calamares enteros, puedes recoger tu propia tinta de calamar, todo lo que necesitas es un poco de limpieza y cuidado. 
 
Para limpiar un calamar, agarre la cabeza con una mano y el cuerpo con la otra. Tire suavemente de la cabeza, separándola del cuerpo, en cuyo lado deben quedar las vísceras. La bolsa de tinta está en las entrañas, es delgada y plateada, mide alrededor de una pulgada de largo. No lograrás extraer mucha tinta de la bolsa, pero justo detrás de los ojos se encuentran unos pequeños depósitos con algo de tinta adicional. Si deseas reservar la tinta, rompe la bolsa y exprime el contenido en un recipiente pequeño, con 1/4 taza de agua o vinagre.

Los tentáculos son perfectamente comestibles, sepárelos de la cabeza, justo por debajo de los ojos. Retira y desecha las puntas de cada tentáculo.

Dentro del cuerpo encontrarás una astilla delgada de hueso, la cual debe ser retirada y desechada.
La piel exterior del cuerpo puede ser rayada o frotada con agua corriente, dejando la carne blanca. Si el calamar es pequeño y tierno, no es necesario retirar el revestimiento exterior de la piel, pero si se trata de un calamar grande, la piel tiende a endurecerse con el proceso de cocción.
Finalmente lave la carne y los tentáculos por dentro y por fuera, con agua fría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario