Cómo almacenar los calamares



Cúbralos bien y refrigérelos en la sección más fría o bien cubiertos de hielo. Los calamares frescos, que son más abundantes durante la primavera y el verano, deben ser cocinados en un plazo de dos días como máximo o deben limpiarse y congelarse inmediatamente para su uso posterior.

Para congelarlos, debes colocarlos bien limpios dentro de bolsas plásticas, asegurándote de exprimir todo el aire y sellar herméticamente. De esta forma podrás utilizarlos en un período de dos meses. Los calamares cocidos también pueden ser refrigerados en un recipiente herméticamente cerrado, durante dos o tres días.

Una vez que quieras descongelar los calamares crudos, solo necesitarás colocarlos en un poco de agua fría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario